11 febrero, 2015 esdecor

¿Cómo debe ser el dormitorio ideal?

Son muchas las habitaciones que forman nuestro hogar, y aunque tengamos tendencia a invertir numerosas horas de nuestro tiempo en el salón, la realidad es que el dormitorio no deja de ser el lugar en el que más a gusto nos tenemos que encontrar. Es la única habitación de la casa, salvo días específicos por un motivo u otro, en la que nos acostamos y en la que también nos despertamos. Y eso, hablando de lo que debe transmitir un hogar para las personas que residen en él, significa mucho.

El dormitorio ideal tiene que reconfortar, ser cálido y agradable, proporcionar una sensación de relax, pero también dar la suficiente energía como para que levantarse todas las mañanas no resulte un suplicio. La buena noticia es que no hay ningún problema en conseguir una habitación así mediante la decoración low cost. Es más, en el mundo de la decoración hay casos en los que podemos decir que “menos es más” y este es uno de esos ejemplos.Para disfrutar del dormitorio ideal hay que estar a gusto y que todos los sentimientos que nos rodeen sean positivos. Eso significa transmitirnos comodidad. Para un alto nivel de comodidad es recomendable tener cerca un perchero donde sea posible dejar piezas de nuestra ropa que tengamos que dejar colgadas de una forma ordenada. Tener estantes de fijación oculta también nos vendrá bien, porque podremos crear una buena decoración aportando comodidad al poder dejar colocadas las cosas que más nos gusten.

La cama tiene que ser cómoda y suave, y es preferible que en el suelo pongamos una alfombra, algo que agradeceremos sobre todo en invierno. Un dormitorio poco recargado, como decíamos antes, es ideal para tener una relajación máxima en el momento de irse a dormir y en el de despertarse. Es tal la desconexión que se debe intentar hacer que los expertos en rutinas del sueño y del comportamiento recomiendan que liberemos la habitación de cualquier elemento decorativo que pueda hacernos pensar en los quehaceres del día a día. Esto supone, por ejemplo, delimitar la decoración y no utilizar fotografías de los miembros de la familia por muy buenos sentimientos que tengamos hacia todos ellos.

El uso de colores claros y mantener un ambiente libre de ondas tecnológicas también es recomendable. Incluso en algunas situaciones, dependiendo de los gustos de cada persona, es bueno que la decoración del dormitorio sea totalmente opuesta a la del resto de la casa, para llevar a cabo así una diferenciación entre las dos zonas del hogar.

Tagged: , , ,

Pequeños detalles que cambian tú mundo!

Decoración Low Cost!