Consejos para que tu jardín sea irresistible

Nuestro jardín se puede convertir en un lugar irresistible sin necesidad de que hagamos grandes derroches en adquirir muebles a la última moda. Creernos cuando os decimos que la decoración low cost es más que suficiente para lograr tener el jardín más atractivo de todo el barrio. Para ello, eso sí, tenemos que poner un poco de esfuerzo en elegir cada uno de los elementos del jardín y aportarle un toque personal que sea insustituible.

Os sorprenderéis al ver que vuestro jardín puede estar lleno de magia y ser toda una inspiración para vuestros vecinos. Para ir comenzando os recomendamos analizar el espacio que tenéis a disposición de vuestro talento para la decoración. Hay muchos tipos de jardín y no es necesario que tengáis unas dimensiones específicas para aprovechar cada centímetro de espacio. Pero es importante cuidar las proporciones. Si tenemos solo unos pocos metros deberíamos no poner una mesa de gran tamaño, sino una más pequeña que nos deje espacio para otras cosas.

BALDA MADERA CURVO CEREZOEn el caso de jardines pequeños, los trozos de pared de la casa que tengamos cerca son un buen recurso para colocar baldas de madera, que adornadas con algunas flores seguro que quedan fenomenales. Échale un vistazo al catálogo de baldas y estantes que hay en Esdecor porque seguro que encuentras alguna que te venga bien. La balda de madera de cerezo es una que os recomendamos en especial, porque tiene un estilo muy elegante y resulta muy económica.

Si tienes macetas intenta que no estén desperdigadas y aprovecha los pequeños espacios vacíos para colocarlas. Llena huecos y si cuentas con la ocasión une plantas en distintas posiciones de forma que no se molesten unas a otras.

Antes te hablábamos de una mesa, antes de comprar una, para intentar ahorrar, piensa en si puedes reutilizar una antigua, aunque no corresponda al jardín. Si no tiene las patas en condiciones o si estas no son apropiadas para el suelo del jardín, lo mejor que puedes hacer es cambiarlas por otras. Ya te hemos explicado en otras publicaciones cómo renovar una mesa cambiándole las patas, así que puedes ver que es pan comido.

Para que las visitas o tú mismo se puedan sentar, piensa en banquetas o sillas, dependiendo del espacio que tengas. Si cuentas con mucho hueco puedes hacer algo más innovador y poner un sofá pensado para el exterior, con cojines llamativos que tengan relación con los colores de las plantas que tienes en el jardín. De esta manera crearás un entorno mucho más original. Si te lo planteas bien no tardarás en tener mentalizado cómo debería ser tu jardín ideal.

Mesas y otro mobiliario antiguo; cómo arreglarlo tú mismo

Seguro que tienes en casa algún mueble antiguo, como una mesa, que no haya soportado bien el paso del tiempo. Quizá por el uso o quizá porque simplemente ha recibido golpes o el material se ha encontrado con obstáculos diversos a través de los años. En cualquier caso, antes de que tires esta mesa, te vamos a enseñar cómo arreglarla tú mismo y así poder tener un mueble “nuevo” en casa extremadamente barato. Para que te digan que la decoración low cost no existe.

Lo primero de todo es analizar la mesa y su estado, dividiéndose en dos bloques distintos bien diferenciables. Tienes, por un lado, el tablón, el bloque que sirve como superficie de la mesa y que resulta un aspecto fundamental. Es lo más difícil de cambiar, así que es importante que el estado en el que se encuentre tenga solución. Por otro lado también están las patas, cuatro en total, que se tienen que ocupar de darte la confianza de que aguantarán el peso.pata-decorativa-negraEl estado de las patas tiene que ser muy bueno para que no lo cambiemos, así que es mejor no arriesgar y cambiarlas. Para ello las sacamos de su enganche en la mesa, haciendo uso de las herramientas que tengamos en casa. Hazlo con detenimiento y cuidado, para no estropear el tablón. Una vez hecho esto entramos en la tienda de Esdecor y vemos qué patas nos podrían gustar para la mesa. Mira los distintos modelos, como las patas de aluminio, las negras o las decorativas, para imaginar cuál quedaría mejor en la mesa. Es bueno que intentemos que el color se ajuste también a otros elementos de la habitación, como el pomo de la puerta. Mientras nos llega el pedido con las patas, seguimos trabajando en el tablón.

Aprovechamos para decirte que este proceso de restauración lo puedes seguir también con otros muebles de la casa, como cómodas de una habitación, estanterías o armarios. Los arreglos domésticos siempre comienzan de una forma similar aunque después cada mueble tenga sus propias necesidades.

Siguiendo con el curso acelerado que os estamos dando, ahora tenemos que limpiar la mesa y dejarla reluciente. Hay que hacer pruebas de resistencia y suciedad, pero la herramienta en este caso es una lija, de mayor o menor potencia dependiendo de la necesidad que tenga el tablón. Lijamos de forma eléctrica o manual dependiendo del caso hasta que la superficie de la mesa vaya quedando como nueva. Después quitamos el polvo que haya quedado tras el lijado con esencia de trementina, siempre con un trapito que sea suave y que no deje ningún tipo de resto.Roblox Hack No Survey No Download

Ahora hay que lograr que el tablón rejuvenezca y lo mejor en este sentido es utilizar cera para madera. La pasamos por la superficie con suavidad y vamos viendo cómo la mesa recupera todo su esplendor. Después, instalamos las patas que ha hayamos recibido y tendremos una fabulosa mesa que parecerá que hayamos comprado en la tienda de muebles más de moda. Así de fácil.

Renueva tu terraza al estilo low cost

El espíritu más auténtico de la decoración low cost se tiende a manifestar en su máxima plenitud en el entorno de las terrazas. Esta parte de la casa abre un amplio surtido de posibilidades a los amantes de la decoración debido al factor de encontrarse en el exterior y a tener una libertad de espacio habitualmente amplia.

Lejos de ser un lugar complicado de decorar, las terrazas son la forma perfecta en la que se puede comenzar a renovar un hogar partiendo de la idea de la decoración económica. Lo primero para conseguirlo es realizar un balance del estado en el que se encuentran los muebles y útiles que hay en la terraza. La mesa y las sillas son elementos que resultan imprescindibles, tanto si se opta por un diseño minimalista y poco cargado como si la intención es tener una terraza en la cual quede poco espacio libre por el cual caminar.Pero dado el tiempo, la lluvia y otros fenómenos del clima que se dan de forma imprevisible, es cierto que tanto la mesa como las sillas pueden sufrir las consecuencias de la erosión con el paso del tiempo. Por ello es importante comprobar el estado de estos muebles y plantear una renovación de los mismos antes de comenzar con el proceso de actualización de la terraza. Las patas de la mesa se pueden cambiar por unas nuevas más resistentes y el panel superior se puede limpiar, barnizar o pintar si fuera necesario. Con las sillas ocurre exactamente lo mismo, siendo una buena ocasión para, de ser necesario, pintar tanto la mesa como las sillas con un estilo similar.

La elección del resto de componentes para la terraza depende de cada familia. Las últimas tendencias apuestan por crear entornos exteriores que emulan el interior del propio hogar, pero también se mantienen diseños más clásicos. En el primer grupo se ven casos de terrazas en las que se incluyen objetos como percheros y sofás, a fin de crear un entorno agradable que se disfruta especialmente con el buen tiempo. De haber espacio, una serie de estantes de fijación oculta pueden ser muy positivos para incluir elementos decorativos en ellos. Siempre teniendo en cuenta el posible riesgo de lluvia, algo que evitará colocar ciertos objetos en esta posición decorativa.

Una buena terraza, agradable y bien diseñada, se puede convertir en uno de los lugares de la casa más concurridos por parte de la familia.

Cómo construir tu propia mesa low cost

Una de las reglas principales cuando hablamos de decoración low cost se trata de conseguir darle a nuestro hogar un toque auténtico y personal, pero invirtiendo el menor dinero posible. Si en vez de mucho dinero lo que invertimos es tiempo y esfuerzo, quedaremos el doble de complacidos. Por eso hemos decidido daros las claves necesarias para que podáis construiros vuestra propia mesa low cost que quedará fantástica en cualquier parte de la casa.

Fundamentalmente, lo que necesitamos para construir la mesa low cost son dos cosas: unas buenas patas y un tablón. Para conseguir las patas os lo vamos a poner fácil, porque desde el catálogo de Esdecor tenéis a vuestra disposición una fantástica selección de patas. No importa el tipo de modelo o estilo que estéis buscando para que encaje con el resto de la decoración del hogar, ya que está prácticamente asegurado que encontraréis unas patas que encajen con ello. Por nuestra parte, nos gustaría recomendaros algunas patas en especial, como las patas curvas con brillo, por su estilo elegante y llamativo.Hay otras patas que también nos resultan muy llamativas, aunque como indicamos, todo depende del estilo que le queráis dar a la mesa. Las patas decorativas tienen formas y pequeños detalles que les aportan un aspecto muy diferente y resultan recomendables si pensáis poner un tablón encima que también destaque por algo especial. Unas patas de aluminio también os vendrán muy bien, porque tienen la suficiente modernidad para casar de manera ideal con una decoración que apueste por un estilo actual y poco convencional.

Una vez ya tengáis las patas, siendo importante elegir bien la medida que nos interesa para luego no llevarnos sorpresas, tendremos que ajustarlas a un tablón. ¿De dónde sacar el tablón? Como lo nuestro es la decoración de bajo coste, os recomendamos que penséis bien en los muebles viejos que tenéis en casa y en los que quizá estéis planteando cambiar. Una mesa antigua que quizá tenga las patas en mal estado por el paso del tiempo, puede seguir siendo muy útil si conseguimos quitar el tablón y reutilizarlo con la nueva mesa.

Para que tu nueva mesa no se limite a un simple cambio de patas, y con el objetivo de que el mueble esté a gusto de lo que requiere tu hogar, te recomendamos que pintes el tablón antes de montarlo con las patas. Elige los colores que tuvieras en la cabeza e incluso ponle algún detallito personal para que su aspecto sea más atractivo.

Cuando el tablón este listo, ajusta las cuatro patas con herramientas, haz una prueba para ver que el resultado ha quedado firme y estable y ya podrás comenzar a disfrutar de tu mesa nueva. Ahora rodea la mesa de otros muebles renovados que tengas en casa, como un buen perchero, y le estarás aportando a tu hogar un nuevo estilo más que satisfactorio.

El color amarillo: donde sí y donde no

El amarillo es sin dudas un color arriesgado al que además, tristemente se le ha echado encima más de una superstición sin fundamento alguno. En realidad es un color bello que dependiendo de tu propio gusto podrías usar en tu casa tanto para acentuar determinados detalles, así como tono recurrente en la decoración de un ambiente.
Realmente no hay lugares donde no se aconseje pintar de amarillo o donde no puedas colocar algún adorno o elemento de decoración Low Cost de este tono y sus cientos de gamas, pero hazlo con discreción y combinando muy bien con el resto del decorado, para que no resulte una nota discordante.
Si estás planificando reciclar ese viejo armario que junta polvo en el trastero, dale una buena capa de pintura amarilla y colócale unos tiradores nuevos. En esdecor.com tienes una gran cantidad de opciones como los pomos acrílico círculos (4.64 euros), los tiradores de 128 mm naranja (2.22 euros) o el pomo infantil abeja (0.80 euros).
Con maderas recicladas, pulidas y tratadas previamente, puedes utilizar la parte más “manitas” de tu personalidad y crear una mesa rústica que podrás pintar de un amarillo pálido y colocarle unas patas bajas que puedes encontrar en Esdecor rebajadas de 6.15 a 4.92 euros (fíjate los modelos de patas decorativas Nº 497 y Nº 498)

patas decorativas mueble
Uno de los lugares donde el amarillo puede llegar a reinar es en la cocina. Desde los trapos, pasando por manteles, visillos, estores y cortinas, quedarán muy bonitos y en este ámbito especialmente, resulta un color como dirían las abuelas “sufrido” (que disimula el polvo).
También en el aseo puedes aventurarte con adornos en ese color, siempre y cuando combinen con los azulejos y con el tono de los artículos sanitarios que ya tienes colocados. Si éstos son en tonos rosa, rojo, burdeos o similares, NO pongas nada amarillo pues corres el riesgo de caer en la vulgaridad o el mal gusto.
En el cuarto de los niños el amarillo les encantará ya que lo relacionan con el sol y les da idea de luminosidad y brillo. Cortinas y alfombras de este color a los que puedes agregar algún toque complementario en forma de estantes o percheros serán un acierto que peques aplaudirán.

Patas cortas patas largas, cada cual en su lugar.

Muebles nuevos… muebles viejos… muebles reciclados… esta es una disyuntiva a la que deben enfrentarse muchísimas personas de un tiempo a esta parte, cuando piensan en renovar la decoración de su hogar. A todos nos gustaría cambiar el mobiliario con cierta frecuencia, pero dadas las circunstancias debemos recurrir a otras alternativas.

Una de ellas es el cambio de patas, que sumado a una nueva capa de pintura o a un barnizado o un lustre concienzudo y bien realizado, hará que con una inversión muy pequeña en una buena tienda de decoración low Cost, podamos tener nuestros muebles renovados a la vez que personalizados.

Uno de los casos más típicos de mobiliario reciclable es el de las mesas. Si tienes alguna que te parezca que su tabla es guapa o que le tengas mucho aprecio o a la que simplemente quieras darle un giro a su estilo, tienes la opción de cambiarle las patas y con un gasto mínimo tendrás una prácticamente nueva y diferente.

A la hora del cambio debes elegir muy bien el tipo de patas que vas a ponerle; pueden ser del mismo tamaño o de uno distinto. Puedes ponerle unas cortas a una mesa redonda y transformarla en una mesa camilla y/o viceversa. Visita la web de Esdecor.com y encontraras una gran variedad de patas en diferentes estilos, materiales y colores, por ejemplo: la pata torneada de madera está rebajada de 4,10 a 3,28 euros.

Un sofá cómodo en el que podamos sentirnos a gusto no es fácil de conseguir; si ya tienes uno disponte a hacerle unos pequeños retoques para que con poco trabajo y aún menos dinero, sigas disfrutando de su confort. Una nueva funda y un cambio de patas, le darán un aspecto tan diferente que te costará reconocerlo, hasta que te sientes en él.

pata-somier-grisEl somier suele tener unas patas de metal algo bastas y vulgares que seguramente nunca te han gustado pero que en su momento estaban a la moda. Ahora puedes ponerle unas patas decoradas de metal que le darán un estilo nuevo a tu cama y por tanto un aire de renovación a tu dormitorio. Las encontrarás en www.esdecor.com por 6,85 (antes 8,56)

Los armarios tienen la ventaja de que puedes además de redecorarlos, redistribuirlos, por lo que uno que adornaba tu corredor puede transformarse con un cambio de tiradores (en esdecor.com encontrarás un bellísimo pomo circular oro a tan solo 0,53 euros cada uno) y una capa de pintura, en un accesorio para el aseo.

Como cambiar el estilo de tu casa “tuneándola”

Tal como vimos en uno de nuestros post anteriores, es posible redecorar nuestra casa con pequeños detalles y muy poco dinero. En aquella ocasión os hablamos del sorprendente efecto que puede conseguirse cambiando únicamente los pomos de las puertas y los tiradores del mobiliario. Basta con que elijas los tiradores que más se amoldan al estilo que quieres conseguir y que los sustituyas en cada habitación: en el baño, en la cocina, en el salón y en las cómodas o armarios de las habitaciones.

Pero existen muchos más trucos de decoracion low cost con los que podrás “tunear” por completo tu casa y darle un aspecto más actual y confortable. Para ello no es necesario que sustituyas los muebles, ni que te desprendas de objetos que te parecen antiguos. El truco está, como siempre, en los pequeños detalles y con un cambio de los complementos de decoración, que siempre resultan muy económicos puedes conseguir transformar por completo cualquier habitación e, incluso, integrar aquellos muebles que te parecían inservibles.

Uno de los trucos más eficaces para cambiar por completo el aspecto de una habitación consiste en , baldas  o estantes de fijación oculta. Con ello conseguimos un doble impacto, tener siempre todos los objetos perfectamente ordenados y organizados y marcar la decoración de una habitación a través del diseño, material o color de las baldas y estantes. Para las habitaciones infantiles resulta muy divertido combinar estantes y baldas de madera en las mismas dimensiones pero de diferentes colores, creando un ambiente juvenil y alegre.

En el caso de las mesas o sillas que tengas en casa y que te parezcan pasadas de moda, no tienes más que cambiar las patas para darle un aire completamente nuevo. En muchas ocasiones el mobiliario antiguo, con una simple restauración, se convierte en mucho más valioso y atractivo que cualquier mueble nuevo y costoso que puedas comprar en una tienda. Atrévete a cambiar las patas de tus muebles de toda la vida y darles ese estilo moderno, clásico, vintage o rustico que siempre habías soñado.

Un truco mucho más sencillo consiste en cambiar los percheros o los topes de puerta de las habitaciones. Aunque solemos fijarnos solo en su aspecto práctico, los percheros, colgadores y los topes de puerta pueden dar un toque simpático en la habitación de los niños o transformar por completo el cuarto de baño y la cocina, añadiendo elegancia y estilo.

Como ves, la decoración de tu hogar puede ser barata y divertida. No te complique con costosos proyectos. ¡Decóralo tu mismo con poco presupuesto!

Descubre tu lado Vintage

Se oye hablar mucho de la moda Vintage y de la moda Retro casi como si fueran sinónimos, pero es importante saber que son dos cosas completamente diferentes aunque a veces puedan complementarse de manera muy armoniosa.
La moda retro se basa en la utilización de elementos que nos recuerden a determinadas épocas pasadas pero que son de fabricación actual, mientras que el estilo Vintage propugna el uso de cosas antiguas, combinadas equilibrada y estéticamente con detalles más modernos.
El término “vintage” proviene de una palabra del idioma inglés (con raíces anglo normandas y francesas) cuya definición engloba todo tipo de objeto con una cierta antigüedad, muy buena calidad y un diseño artísticamente reconocido.

Decoración Vintage

.Gracias a que este estilo de decoración es muy versátil, si tienes algunos muebles de la abuela almacenados en algún rincón del trastero, desempólvalos y decídete: decóralo tu mismo y dale un nuevo toque a tu hogar.
Antes de gastarte un duro, recorre habitación por habitación y estudia previamente qué es lo que puedes conservar, reciclar y readaptar de lo que ya posees, para que forme parte del nuevo look.
Para reordenar objetos, puedes colocar estanterías a diferentes niveles y crear efectos visuales muy originales y artísticos. Cambiarles las patas a unas sillas o a una mesa, también puede agregarle varios años a un objeto.
Si piensas en cambiar la decoración de tu casa para darle un giro Vintage, ten en cuenta que las últimas tendencias señalan que además de que el mobiliario sea básicamente “añejo”, también se pueden crear “ilusiones” de antigüedad con técnicas de pintura como el decapado, que puede aplicarse con excelentes resultados.
Un detalle con el que se debe contar siempre son las arañas de techo, que dan un toque pretérito inconfundible y que se pueden conseguir en rastros o tiendas de segunda mano y recomponer con algo de ingenio y muy poca inversión.
Las baldas de cristal son fundamentales, ya que es un material que nunca pasa de moda y si sabes colocar sobre ellas con arte, tanto objetos de cierta antigüedad, como libros, revistas y figurillas de porcelana, puedes conseguir un efecto cien por ciento Vintage y de forma low cost.

Cuando “Meter la Pata” es lo mejor para un Mueble

Hugo, un restaurador de arte internacional, se encontraba en la ciudad visitando a un gran amigo suyo. Mientras daban un paseo por la calle, se detuvo ante un contenedor de basura para observar en detalle una silla que habían dejado recostada.

–¿Qué miras?– Le preguntó el amigo.
–Admiro esta silla. ¿No ves lo hermosa que es?
–Pero si es vieja y la han tirado a la basura.
–Lo han hecho por ignorantes. Se trata de una pieza de mediados del siglo XX. Se conserva muy bien. Con cambiarle las patas rotas quedaría magnífica. Si yo viviera aquí me la quedaría.

Cuántos buenos muebles van a parar a la basura porque se les han roto las patas o se han quedado anticuadas. Hay una forma muy fácil y económica de resolver esto: cambiarle las patas.

Si lo hiciéramos más a menudo, no sólo estaríamos contribuyendo con el medio ambiente, también ganaríamos un mueble que puede lucir magnífico en nuestra casa y nos ahorraríamos tener que comprar uno nuevo.

¿Tienes una mesa, una cómoda un ropero o una silla que quieres reparar o darle un aire nuevo? Cámbiale las patas.

Existen muchas variedades de patas que se adaptan a distintos estilos, y que pueden incluso dar la sensación de que se ha comprado un mueble nuevo.

Por ejemplo, un viejo escritorio tenía las patas muy anticuadas pero la superficie superior era de una madera de gran calidad y buena presencia. Al dueño le daba pena tirar esa pieza pero él quería algo más actual. Finalmente optó por cambiarle las patas. Le colocó unas cilíndricas de metal muy modernas. El contraste entre la superficie clásica y las patas modernas le aportaron tal personalidad al escritorio, que varios visitantes le preguntaron dónde había comprado ese mueble, porque querían uno igual.

O el caso contrario, a un mueble actual pero anodino se le quiere aportar un cierto toque de sofisticación o un estilo más clásico. La solución es la misma: cámbiale las patas. Hay patas con figuras muy singulares que aportan carácter al mueble y hasta da la sensación de que se trata de un mueble mucho más valioso de lo que en realidad es.

Pero no sólo se pueden lograr contrastes curiosos y una sensación de mayor clase, a veces, renovar las patas impregna todo el ambiente de vida. En especial, si se cambian las patas de varios muebles con un mismo estilo.

Es decir, las patas hacen juego en la cómoda, la cama, el ropero, la silla del vestidor, y todo el espacio parece revivir con un nuevo estilo de marcada personalidad.

Dale alas a tu imaginación. Mira las variedades con las que cuentas y atrévete a “meter la pata”. Con toda seguridad, hasta presumirás por haberlo hecho.

Cómo “Reformar” sin reformar una Habitación

  • ¡Ah, qué bien! Has reformado la habitación.
  • ¡Nooooo! –replicó Alicia.
  • ¿Cómo que no? Esto no está como estaba. ¿Qué has hecho que no me doy cuenta?

Esta conversación la escuchamos hace un par de semanas en la casa de una amiga. Nos pareció interesante y tomamos nota porque hay maneras de “reformar” sin hacerlo. Nosotros lo llamamos “efecto reforma”.

Naturalmente, variar el color de la habitación, cambiar las cortinas, añadir escayola, o renovar el mobiliario provocan un cambio radical del espacio. Sin embargo, para realizar esa transformación se necesita una buena suma de dinero, además de bastante trabajo y tiempo. Por eso, le pedimos a nuestra amiga “reformadora” que comparta con nosotros sus trucos para que tu también, en apenas unas horas, transformes tu habitación por muy poco dinero.

Los trucos de Alicia:

  1. Truco maestro. Para dar mayor sensación de cambio, se debe buscar el mayor contraste posible con la situación inicial. Por ejemplo, si dominan los colores oscuros, ir a los claros. Sustituir lo liso por estampados, etc. Eso dará mayor sensación de cambio.
  2. Piensa en pequeño. En realidad, al renovar varios detalles pequeños, se consigue la sensación de que se ha realizado un cambio grande. A veces incluso, un par de detalles llamativos tanto por su diseño como por su color, provocan “chispas” decorativas que contagian el ambiente. Un jarrón de color ácido intenso, una lámpara con un estampado original, etc.
  3. Cambia los pomos y tiradores. Parecen casi insignificantes, pero al sustituirse por nuevos toman una fuerza enorme, ya que lo antiguo lo puede convertir en moderno y lo anodino en vistoso. De esa manera un ropero, una cómoda, una mesita de luz a juego se convierten en un imaginario carrusel que sube y baja por la estancia.
  4. Añade estantes. Hay estantes que no sólo permiten disponer de un espacio para ordenar libros o juguetes, también son un elemento decorativo de los que provocan esa sensación de “¿qué hay de diferente aquí?”. Existen minimalistas, divertidos, innovadores, en fin, para todos los gustos.
  5. Instala percheros y colgadores. Además de su cómoda funcionalidad, lograrás darle personalidad a rincones que antes eran aburridos. ¿Te imaginas un colgador del que pende un sombrero mexicano? ¿o un perchero con chaquetas de color y muñecos?
  6. Mete la pata. ¡Sí, tal como lo oyes! Quita las patas de las sillas, escritorios, mesas, cómodas, y reemplázalas por otras. Verás cómo las visitas piensan que hasta has cambiado el mobiliario con tu “metida de pata”.

Con estos trucos, no tienes excusa para no “reformar” las habitaciones de tu casa y dejar sorprendidas a tus amistades. Si te preguntan cuánto te costó la “reforma”, y quieres que piensen que te costó mucho, puedes decirles “¡Imagínate!” con aire de pesadumbre. Pero si te gusta presumir de persona ahorradora y eficaz, cuéntales la verdad: me costó menos que salir de cena… aunque les cueste creerte.

Pequeños detalles que cambian tú mundo!

Decoración Low Cost!