Un baño vintage; ¿porqué no?

A la hora de hacer remodelaciones, cambios o dar unos toques diferentes en algunas de las habitaciones de nuestro hogar, solemos preguntarnos si seremos capaces de hacer algo realmente distinto. Siempre nos damos ánimos y ponemos manos a la obra, pero optamos por “atacar” ámbitos del tipo dormitorios, salas o comedores.
La idea de hacer este post, es darte una serie de pautas muy singulares para que te animes a trasladar ese fantástico estilo llamado vintage, nada menos que al cuarto de baño, ese sitio tan concurrido y tan olvidado muchas veces a la hora de decorarlo.
Así que anímate, haz cambios, modifica, decóralo tu mismo y viste tu aseo del romanticismo y el verdadero encanto de este magnífico estilo de decoración que al ser tan versátil, te permitirá combinar diferentes objetos y adaptarlo todo a tus gustos y tu personalidad.
Los colores son fundamentales a la hora de dar ese nuevo look al baño. Los blancos, puros o rotos, los beige y los diferentes grises, son combinables con toques de otro color que resalte y dé un verdadero giro a la ambientación del aseo. No olvides que los detalles en dorado, rosa viejo y negro patinado, combinan perfectamente con lo vintage.
El espejo debe ser antiguo o en su defecto parecerlo, para ello existen técnicas muy sencillas como es el decapado, que te permitirá crear una decoración low cost y con el tono exacto que te apetezca y esta técnica puedes aplicarla a otros marcos para adornar tu baño con cuadros de imágenes antiguas.
En cuanto a los accesorios, ten en cuenta que no debes recargar los espacios porque el exceso desluce el conjunto, pero puedes optar por viejos frascos con tapas para los jabones, toalleros de metal o madera de corte antiguo y romántico, jaboneras recicladas y coquetísimos percheros de pared.
Si vas a cambiar los muebles o a remozarlos, la apariencia de los mismos deberá ser netamente clásica. Todo lo que luzca un desgaste estiloso y/o con detalles de metal envejecido, será bienvenido. Una cómoda, una mesilla o una alacena en desuso, pueden transformarse en complementos vintage para tu nuevo aseo.

Decorando escaleras interiores

Una escalera interior no tiene por qué ser únicamente un acceso a la parte superior de nuestro hogar. Seguramente tendrás muchas ganas de darle el protagonismo que se merece a ese espacio tan transitado. Estos consejitos te ayudarán para que deseches dudas y te decidas, así que inspírate en ellos y decóralo tu mismo.
Comienza por observar detenidamente tu escalera y valorar cuales son sus rasgos sobresalientes y sus características mas importantes: si tiene iluminación natural, si necesita una alfombra o un cambio de la misma, si la balaustrada admite modificaciones, si el hueco esta realmente bien utilizado, etc.
La forma en la cual ilumines la escalera es fundamental por dos razones: una meramente estética y la otra es la seguridad a la hora de usarla. Por ello debes preocuparte de que no hayan espacios oscuros y puedes hacerlo colocando luminarias en los escalones o apliques a los costados además de los de techo que serán un complemento muy apreciado.

Las alfombras pueden evitar un resbalón (sobre todo si los escalones están muy lustrados), ser decorativas en grado sumo y amortiguar los sonidos, pero asegúrate de que su colocación sea la correcta para que nadie se tropiece con ella.
Las balaustradas pueden ser también un elemento muy importante a la hora de realzar tu escalera. Deja volar tu imaginación, busca en las opciones de decoración low cost y añádele algún detalle  a la de tu casa: unas tallas, plantas, adornos, etc. Cualquier cosa que le agregues cambiará la uniformidad de la barandilla y el look integral.
En las paredes puedes colocar cuadros, galerías de fotos familiares o de viajes que puedes ir cambiando cada tanto, adornos, plantas colgantes y hasta espejos: estos últimos se aconsejan especialmente cuando los espacios son estrechos y quieres dar sensación de mayor holgura.
El hueco de una escalera da para mucho dependiendo del tamaño y la conformación. Instala unos cuantos percheros de pared y transfórmalo en un armario abierto, que está tan de moda o pon un mueble al que puedas darle una buena utilidad o invéntate un rincón vegetal y coloca palmeras, cactus o el tipo de plantas de interior que más te gusten.

El estilo japonés: sobrio y discreto

Si lo que quieres es que tras una dura jornada llegues a tu hogar y allí puedas encontrar un espacio de calma y paz que te ayude a relajarte y descansar tanto el cuerpo como la mente, opta por la decoración japonesa y habrás acertado plenamente.

La idea de este post es darte unas cuantas pautas básicas de cual es la esencia de este estilo para que puedas adaptarla a tus necesidades y a los espacios que quieras transformar; así que ya lo sabes, se te acabaron las excusas para hacer esos pequeños grandes cambios: decídete y decóralo tu mismo.

Por una razón meramente cultural lo mas importante para los nipones es que los espacios estén equilibrados, tanto a nivel energético como material, por lo que algo que debes olvidar son los ambientes recargados y el exceso de adornos o de colores; ante la duda opta siempre por lo más discreto y menos estridente.

Varios aspectos del minimalismo son sin dudas coincidentes con la decoración japonesa sobre todo porque ambos propugnan la necesidad de prescindir de todo lo que no sea estrictamente necesario. Para el minimalismo es una de sus características, para los nipones una filosofía de vida.

En cuanto a los materiales puedes encontrarlos en internet gracias a las webs de decoración low cost y la pauta para elegirlos es que deben tener su base en los elementos de la naturaleza: esto es: tejidos de lino o algodón de colores claros, esterillas y adornos de bambú, muebles y ornamentos de madera de tonos tostados y beige, etc.

Piensa que todo debe estar organizado de tal manera que resulte cómodo y práctico, por lo que a la entrada de las habitaciones debe haber percheros de pared donde puedas poner la ropa de abrigo, de esa manera podrás disfrutar realmente de los cojines y futones, elementos imprescindibles en tu nuevo look.

Las mesillas suelen ser muy bajas y la idea es sentarse en el suelo sobre alfombras, así que es aconsejable que coloques tiradores en tus muebles que mantengan el mismo estilo, en colores perlados muy claros y de formas redondeadas acordes con este estilo: práctico y confortable.

Como cambiar el estilo de tu casa “tuneándola”

Tal como vimos en uno de nuestros post anteriores, es posible redecorar nuestra casa con pequeños detalles y muy poco dinero. En aquella ocasión os hablamos del sorprendente efecto que puede conseguirse cambiando únicamente los pomos de las puertas y los tiradores del mobiliario. Basta con que elijas los tiradores que más se amoldan al estilo que quieres conseguir y que los sustituyas en cada habitación: en el baño, en la cocina, en el salón y en las cómodas o armarios de las habitaciones.

Pero existen muchos más trucos de decoracion low cost con los que podrás “tunear” por completo tu casa y darle un aspecto más actual y confortable. Para ello no es necesario que sustituyas los muebles, ni que te desprendas de objetos que te parecen antiguos. El truco está, como siempre, en los pequeños detalles y con un cambio de los complementos de decoración, que siempre resultan muy económicos puedes conseguir transformar por completo cualquier habitación e, incluso, integrar aquellos muebles que te parecían inservibles.

Uno de los trucos más eficaces para cambiar por completo el aspecto de una habitación consiste en , baldas  o estantes de fijación oculta. Con ello conseguimos un doble impacto, tener siempre todos los objetos perfectamente ordenados y organizados y marcar la decoración de una habitación a través del diseño, material o color de las baldas y estantes. Para las habitaciones infantiles resulta muy divertido combinar estantes y baldas de madera en las mismas dimensiones pero de diferentes colores, creando un ambiente juvenil y alegre.

En el caso de las mesas o sillas que tengas en casa y que te parezcan pasadas de moda, no tienes más que cambiar las patas para darle un aire completamente nuevo. En muchas ocasiones el mobiliario antiguo, con una simple restauración, se convierte en mucho más valioso y atractivo que cualquier mueble nuevo y costoso que puedas comprar en una tienda. Atrévete a cambiar las patas de tus muebles de toda la vida y darles ese estilo moderno, clásico, vintage o rustico que siempre habías soñado.

Un truco mucho más sencillo consiste en cambiar los percheros o los topes de puerta de las habitaciones. Aunque solemos fijarnos solo en su aspecto práctico, los percheros, colgadores y los topes de puerta pueden dar un toque simpático en la habitación de los niños o transformar por completo el cuarto de baño y la cocina, añadiendo elegancia y estilo.

Como ves, la decoración de tu hogar puede ser barata y divertida. No te complique con costosos proyectos. ¡Decóralo tu mismo con poco presupuesto!

Tu hogar puede ser un rincón hawaiano

¿Te gusta Hawái y deseas traer un trocito de este maravilloso sitio a tu hogar? Este es el momento de hacerlo, no esperes más y decóralo tú mismo; solo necesitarás un poco de creatividad, mucha imaginación, algo de fantasía y mucho color.
Una habitación sin ventanas es fácilmente transformable, para hacerlo puedes conseguir un poster lo más grande posible que colocarás en una pared para dar ambiente y sensación de profundidad, también puedes elegir una imagen que realmente te guste con una muy buena resolución y hacer una ampliación para el mismo fin.
Si tienes habitaciones con ventanas, limítate a colocar imágenes de Hawái y usa la luz del sol para que resalten los elementos decorativos más impactantes, no olvides que para los hawaianos el sol es un elemento de veneración muy importante, así que aprovéchalo.
Busca con atención en Internet y encontrarás varias opciones de decoración low cost con las cuales puedas imprimir el estilo que deseas: los textiles floreados e híper coloridos son ideales para usar como estores, cortinas, colchas, fundas de cojines etc.
Consigue cañas de bambú y con ellas arma marcos con los cuales encuadrar paisajes que evoquen las islas, el mar, los pájaros, las palmeras, los volcanes, el surf y todo lo que te apetezca y esté dentro del estilo elegido.
En cuanto a colores de base para sillas, sillones, sofás o pintura de paredes, todos los que estén emparentados con las playas son válidos: blancos, blancos rotos, tostados, beige, arena, azules claros, amarillos pálidos, verde aguas, etc. Los intermedios pueden ser naranjas, verdes más fuertes, marrones y amarillos estridentes.
Los detalles frutales son imprescindibles si quieres una decoración al estilo Hawái, no importa que ya hayas usado este motivo en los textiles o en las imágenes, debe haber sí o sí uno o varios cuencos con frutas de vistosos colores y en sitios en donde destaque su presencia.
En cuanto a las plantas también deben estar presentes a todo nivel, pon percheros de pared para colocar pequeños tiestos colgantes, sitúa floreros sobre baldas y en los rincones ubica grandes maceteros con plantas de hojas de verde brillante, helechos y palmeras de interior.

Pequeños detalles que cambian la decoración de tu hogar

¿Quieres darle un aire nuevo a tu hogar con poco dinero y sin ningún esfuerzo? Desde aquí te proponemos una idea fácil y divertida con la que podrás transformar todo tipo de espacios, modernizarlos y crear estilo en tu hogar. Se trata de algo tan sencillo como cambiar los tiradores de las puertas y los muebles. Con esta propuesta de decoración low cost puedes conseguir efectos sorprendentes con muy poco presupuesto.

Sea cuál sea el estilo de la habitación de los niños, puedes cambiar los tiradores convencionales que venían en el mobiliario y poner tiradores infantiles con las figuras de sus personajes de dibujo favoritos (Piolin, Mickey, Minnie, Winnie de Pooh) En la habitación del bebé puedes poner los tiradores en forma de estrella, nube o luna, y si tu niño es un forofo de los animales, los tiradores ideales son los que tiene forma de osito, oveja, elefante o abeja. En el caso de los adolescentes, puedes poner los tiradores en forma de pelota de baloncesto o de fútbol. Con este sencillo detalle consigues personalizar al máximo la habitación de los niños y estimular la imaginación de los mas pequeños, que estarán encantados con sus nuevos tiradores repletos de color y fantasía.

tiradores disney

Si quieres dar un toque moderno y funcional a cualquier estancia, te recomendamos que optes por los tiradores de aluminio y cromo, en lineas rectas y depuradas. Para un toque más sofisticado puedes elegir los modelos que combina madera y metal, rectos o redondos, o los de aluminio con detalles, como son en el modelo trencadis y el satinado. Con todos estos tiradores conseguirás un estilo elegante y moderno en cualquier estancia.

Para la decoración del cuarto de baño son perfectos los tiradores decorativos en forma de flor verde o caracola de mar, y si prefieres una opción más sobria, los tiradores y pomos de cristal o el tirador recto azul, dan un toque muy alegre y actual.

En el caso de los amantes de los estilos rústicos o vintage, los tiradores clásicos dotan de fuerza y estilo a cualquier estancia o mobiliario. Basta con añadir un tirador de este tipo a un armario o cómoda básica para transformarla por completo en un mueble de auténtico diseño. Para las más románticas, es perfecto el tirador adornado con flor de porcelana. Y en el caso de las viviendas clásicas, casas de campo o estancias rústicas, el tirador metálico provisto de la típica anilla, es espectacular.

Con estos magníficos tiradores la decoración de tu hogar a precio low cost está asegurada. Decóralo tu mismo y consigue un resultado envidiable. En nuestra sección de Tiradores, encontrarás los que te hemos descrito aquí y muchos más modelos, con los que podrás disfrutar del place de redecorar tu hogar por muy poco dinero.

Nuevos usos para una buhardilla

Una buhardilla no tiene por qué ser el lugar del hogar más abandonado, descuidado o únicamente apto para guardar trastos y cosas en desuso, sino que con algo de imaginación puede transformarse en un lugar práctico, útil y con encanto.
Para que la reforma no nos cueste más que lo mínimo imprescindible, podemos optar por la decoración low cost, que nos dará oportunidad de elegir entre una gama enorme de productos a precios accesibles y acordes a nuestras necesidades.
Si la buhardilla cuenta con alguna apertura debemos aprovechar esa luz y ventilación naturales para potenciar el nuevo habitáculo, aunque los colores de cortinas o estores debemos elegirlos de acuerdo a la nueva función que le vamos a dar al espacio.
Dependiendo de su tamaño, podemos incluso llegar a dividirla en dos ambientes, esto se puede conseguir con algún tipo de biombo o con un mueble al que se le pueda dar un doble uso, por ejemplo un armario de un lado y en la parte trasera se colocan algunos estantes y nos inventamos una pequeña biblioteca.
Si se tiene arte y alma de “manitas” se puede usar una de las mitades como cuarto de trabajo, para ello se debe colocar una mesa orientada para aprovechar la luminosidad exterior y focos estratégicamente ubicados para que la luz ayude a trabajar sin ser nunca una molestia.
A la hora de organizar las herramientas y materia prima de trabajo, hay que buscar elementos que permitan hacerlo de la manera más eficaz y con los cuales podamos aprovechar la oportunidad de maximizar los espacios como puede ser unos percheros de pared.
En la otra mitad, donde ya tenemos unos cuantos espacios donde colocar libro, una genial idea es poner un sofá cómodo, una mesilla con una lámpara y un par de percheros, para dejar a mano ropa para cambiarse y dedicar ese rincón al relax total.
En cuanto a los adornos, únicamente colocaremos los que nos gusten y nos parezca que nos hará feliz ver cada vez que escapemos a la nueva buhardilla. Sin recargar el lugar lo mejor es disponer de lo imprescindible para recrearnos los sentidos: una planta, un cuadro, unos incensarios, unos suaves cojines, unas mantas cálidas, etc.

Vestidores abiertos: ropa que viste y decora

La última tendencia basada en la decoración Low Cost es improvisar vestidores en sitios en los que no se nos hubiera ocurrido jamás que podría existir uno, como puede ser un corredor de nuestra casa, la entrada o una pared que ha caído en el olvido.
los sitios donde se guarda la ropa ya no tienen más que paredes y separaciones, pues los techos y los suelos son los de nuestro mismo hogar y de las cerraduras y las llaves, olvídate, porque las puertas de armarios y vestidores han desaparecido.

La idea es que con mucha imaginación y sobre todo buen gusto, se creen espacios donde guardar las prendas de vestir, al tiempo que el mismo ámbito nos ayude a “vestir” valga la redundancia, nuestro propio hogar.Si te parece una buena idea y crees que puede aplicarse a tu casa, no te lo pienses más y decóralo tu mismo. En este post te daremos algunas pautas que le aportarán un pelín de ayuda a tu fértil ingenio.
Ten en cuenta que los colores pastel son los que mejor se adaptan a todas las circunstancias, así como el blanco roto o el blanco puro. Con esta base podrás jugar mucho con las tonalidades para combinar o contrastar los demás accesorios.

Las canastas con tapas con coquetos adornos a juego con el estilo que elijas, te servirán para colocar la ropa fuera de temporada. No olvides que tanto cajoneras como zapateras, deben estar en perfectísimo y pulcro orden.

Unas estanterías de sujeción oculta a juego con los colores básicos o dándoles toques exóticos o en franca disparidad como para romper la monotonía tonal, son unos complementos perfectos en donde colocar nuestras cosillas.

Dentro de los llamados muebles auxiliarles, debemos tener en cuenta los espejos, no importa el tamaño, aunque cuanto más grandes mejor, pero siempre es importante tener uno o varios cerca del vestidor.

De acuerdo al material predominante: madera, mimbres, metal y hasta plástico, que usemos para la decoración, no te olvides de colocar una o dos baldas de pared o esquineras que harán las veces de perfumeros, porta objetos o sostén de adornos y completarán el nuevo look de nuestro vestidor.

La chimenea no es un rincón más: reálzala

Si en una habitación hay una chimenea, sin lugar a dudas será el centro de atención de la misma y la responsable del toque de dimensión, calidez y hasta de movimiento de ese ámbito en particular. Así que pon manos a la obra porque ese rincón tan especial lo merece: inspírate, remángate y decóralo tu mismo.
Comienza por lo esencial: quítalo todo, dale un buen lustre a la madera o una mano de pintura o un repaso hasta que brillen, si son azulejos los que la enmarcan. Ahora que tienes una idea real de espacios, ten en cuenta que la chimenea es el centro de todas las miradas, por lo que es fundamental que al acomodar el lugar hagas gala de tu mejor buen gusto y de tu personalidad.
Para que haya una sensación de mayor amplitud, un espejo o varios, te serán de gran ayuda. Puedes poner uno grande en medio o varios de manera simétrica o aleatoria. Eso depende de lo que te guste a ti y de la conformación de la estufa. No olvides que si vas a colgarlos, deben estar a la altura de los ojos para que además de adornar, resulten útiles para mirarse en ellos.
Gracias a las múltiples opciones que te brinda la decoración Low Cost, puedes agregar a los lados de la chimenea, unos estantes de sujeción oculta que complementen a la repisa ya que ésta suele ser el único espacio donde ubicar adornos o portarretratos o lo que se te ocurra.
Una buenísima idea es colocar algunos libros en baldas del tipo esquinero o unas revistas a un lado de tu sofá predilecto que puedes ir cambiando cada tanto, para que cuando te sientes a disfrutar del calor de la lumbre, siempre tengas algo interesante para leer al alcance de la mano.
Normalmente en Navidad solemos colgar cositas especiales alusivas a esas fechas, pero con algo de imaginación, la chimenea se puede convertir en nuestra aliada a la hora de otro tipo de celebraciones, por ejemplo en San Valentín, para los cumpleaños o los aniversarios, es el lugar ideal para colocar las felicitaciones y la foto en un lugar de privilegio, del  omenajeado/a.

Reconvirtiendo rincones oscuros

En cada hogar existen siempre al menos un par de rincones oscuros que te encantaría iluminar y como no hay nada mejor que la luz natural lo ideal sería una claraboya o agrandar una ventana… pero no hay más remedio que ajustarse a los nuevos tiempos y lo que se impone es sin dudas la decoración Low Cost.
Eso no quiere decir que no puedas darle un sentido estético y de realce a ese lugar de tu hogar que parece olvidado, ni que ello tenga que convertirse en una meta inalcanzable. Existen muchas alternativas de iluminación artificial que te ayudarán a transformar esos rincones y que contribuirán a que tu hogar luzca diferente.
Primero debes estudiar bien el lugar, mide hacia un lado y otro de las convergencias de las paredes y ten muy presente cual es el espacio exacto con el que cuentas, para poder programar qué y cómo hacerlo. Con tus planes “in mente”, ponte manos a la obra  y decóralo tu mismo.
Un rincón oscuro debe estar bien iluminado para que no pase desapercibido, pero a veces el espacio es mínimo. En estos casos puedes colocar unas tiras que ya vienen listas y son relativamente económicas, que tienen leds cada X cantidad de centímetros. Elige lo que más te convenga según tus planes. Si eres un “manitas” de la electricidad, háztelo tu mismo.
El primer paso es pegar el cable al ángulo de la pared de forma discreta y cuidadosa. Ahora coloca unos esquineros de cristal de manera que cada led quede debajo del mismo. Puedes elegirlos de un mismo color, de cristal transparente o de diferentes tonos; esta última opción transformará tu rincón en un lugar luminoso y multicolor.
Si tienes más espacio puedes colocar estantes de sujeción oculta como los que puedes encontrar en www.esdecor.com, alternados hacia cada lado y orientar los leds de modo que los iluminen directa o indirectamente o poner baldas de cristal y colocar encima plantas de interior o cactus, para transformar tu rincón en un mini-vivero.
En cuanto a los adornos, déjate llevar por tu instinto: pueden ser retratos de tus seres queridos, esos animalitos de madera, vidrio o metal que tienes desperdigados por ahí, algunos libros, revistas o los tebeos antiguos que podrías desempolvar. Las opciones son muchísimas y te divertirás lo indecible haciéndolo.

Pequeños detalles que cambian tú mundo!

Decoración Low Cost!